Viernes


"Si LeCarré se hubiera unido con Le Guin el mutante resultado hubieran escrito esta espléndida novela …"
Harlan Ellison.
 
Amigo Harlan … te has cubierto de gloria con esta crítica. No sé si alabar tu imaginación o sorprenderme por un penoso gusto o capacidad crítica.
 
Esta novela de Robert A. Heinlein fue una de las que me llevaron a  pensar que existían dos Heinleins. El padre con unas ideas tirando a la derecha pero con novelas rápidas, ágiles que aseguran un buen rato como mínimo y el hijo con ideas mucho mas liberales pero con novelas planas, aburridas cuyo único aliciente es contar cuantas veces se va a la cama el protagonista con otros personajes. La pieza que no me encajaba era la novela "El gato que atraviesa las paredes" que estaba a caballo entre ambas, así que la conclusión es que había uno pero con una evolución un poco penosa.
 
La novela narra las aventuras de un correo de élite en un mundo decadente  lleno de organizaciones secretas y paranoia, aunque no hubiese importado que se tratase de una panadera. Básicamente las aventuras son el ir de cama en cama, con erotismo cero, hasta el fin del libro. La novela no tiene dirección, no sorprende, ni es interesante … una pena. Lo poco de trasfondo que toca: nuevos modelos de familia, estado, la decadencia de la sociedad, la marginación de colectivos/razas, … se pierde en el sinsentido general.
 
En fin, por lo menos mantengo la racha de leer.
 
 Otros comentarios aquí.
 
Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *