Un paseo desde Conil a la cala del Aceite por los acantilados.


Comienza el tiempo de playa, y si ya cuesta pasear por el campo a lo largo del año, en esta época ya se vuelve casi imposible. Aunque si se investiga un poco en las zonas de costa hay alternativas dignas, así el otro día, mientras la familia disfrutaba de la arena y agua fría, me dí un paseo por las playas y los acantilados de Cónil de la Frontera.
 
Es un paseo muy agradable, donde el peligro es que al ser totalmente playero se nos olvide como pega el sol y el agua. Ojo, no se pilla ni una sombra en todo el camino, así que casi mejor no hacerlo en verano.
 

 

El camino lo empecé desde la playa de la Fontanilla, detrás del hotel fuerte Conil, hay un camino por el pinar que lleva a un par de miradores desde los que podemos apreciar la inmensa playa de Conil. Menos mal que ya llevaba varios días de playa y me pude resistir a la llamada del merendero.

 
Desde el último mirador, el mas al oeste, sale un sendero que nos llevará hasta fuente del Gallo. Aquí conseguí perderme y dar unas pocas de vueltas hasta encontrar el camino a seguir. Bajé a la playa ya que no quería meterme por la urbanización siguiendo la playa nos encontraremos el camino cortado por un miniacantilado y un bunker de dos plantas,  si hubiese estado la marea baja podría haber pasado a la siguiente cala por la orilla, pero no era así.
 

 

Entonces el camino a seguir es por un cauce de un río que hay poco antes del final de la playa. Aquí si que conseguí liarme del todo ya  que intenté pasar por el hotel y una urbanización privada y no pude. Al final lo que hice es seguir el camino de acceso a la playa por el cauce del río, se llega a una urbanización, de la que hay que salir y yendo al oeste se recupera el sendero. Ahora viéndolo en Google Maps parece que hay un sendero que parte desde la desembocadura del río y que me hubiera evitado una buena vuelta. 
 

 

A partir de aquí el camino no tiene perdida, seguimos el sendero que pronto se convertirá en pista y se llenará de ciclistas. La pista se bifurca varias veces y nos permitirá seguir la línea de acantilados o un camino mas recto por el interior. Os aconsejo la línea de los acantilados, no es mucho mas largo y si es mas bonito y fresquito.

 

 

Finalmente llegué a la Cala del Aceite … y siguiendo podremos llegar al puerto. Yo me quedé en la cala, estaba mi familia y un merendero (=cerveza) esperándome.

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *