Soy un libro que está de viaje. Por favor, liberame cuando me leas


El Bookcrossing es la práctica de dejar libros en lugares públicos para que los recojan otros lectores, que después harán lo mismo. La idea es liberar libros para que sean encontrados por otras personas.

 

Nace de la de que los libros que cogen polvo en la estantería son libros que no están cumpliendo su función (ser leídos) y por tanto lo adecuado es ponerlos en circulación… literalmente. Adicionalmente se busca poner en contacto a los lectores para que puedan intercambiar sus impresiones sobre el libro, una web americana ha creado un sistema de seguimiento a través de los BCID (BookCrossing Identity Number), unos números que actúan a modo de carnet de identidad de los libros y que permiten acceder a su diario de viaje: cualquiera que encuentre un libro registrado en BookCrossing puede entrar en la web, introducir el BCID y no sólo consultar quién ha tenido el libro en su poder y qué impresión les ha causado, sino dejar constancia de su propia experiencia con la lectura, con la búsqueda o con cualquier cosa relacionada con este ejemplar. Para realizar el seguimiento del libro es necesario registrarlo, ponerlo en circulación, hacer una nota de liberación y encontrarlo.

El domingo pasado, 12 de diciembre, dentro de la inciativa de la Biblioteca a Cielo Abierto del Parque del Parque de María Luisa de Sevilla, se ha realizado una acción de Bookcrossing. Liberando libros la biblioteca y particulares. Los libros se dejan en unos anaqueles situados en distintas glorietas del parque y plaza de España. Así quedan los libros a la libre disposición de las personas con la confianza en que se devuelvan para que otros los disfruten. Por lo que he podido ver se realizan estas liberaciones de libros de forma periódica.

Dentro de las distintas iniciativas por el conocimiento libre esta me parece una de las mas bonitas. Había oido hablar de ella, pero hasta el domingo no tuve oportunidad de participar y desde luego me quedo con la idea. El resultado de la aventura fué el liberar cuatro libros:


Y traer a casa otros cuatro, de los que ya han caido dos. Así que vamos a tener que darnos una vuelta por el parque en unos días.


A pesar de que asistimos pocos al evento, no sé si porque hacía un mal día, hasta tuvimos covertura de los medios de comunicación.

 
Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *