Ruta de los Bufones de Pría partiendo desde Garaña


Este verano he tenido la suerte de poder escaparme a Asturias y poder disfrutar de la sidra, la fabada y espectaculares paseos. Siempre procuro ir a algún camping ya que mantiene un poco el espíritu inquieto y los niños desaparecen, en este caso fui al Camping del Palacio de Garaña en el Municipio de Llames, más concretamente en Garaña.
 
Nada más llegar localizamos un paseíto muy gustoso que llevaba hasta los bufones de pría. Era una ruta circular de poco menos de 5 km y que se puede recorrer perfectamente en menos de dos horas con un baño incluido. 
 

Los bufones son grietas y chimeneas abiertas en la roca de un acantilado, conectadas con simas marinas por las que las olas del mar empujan el agua con gran fuerza, formando en la superficie surtidores de agua pulverizada visibles desde el exterior y que pueden alcanzar más de veinte metros de altura. Estas formaciones se localizan en roca caliza. Tienen su origen en la disolución de la roca por parte del agua, dejando una chimenea que comunica el mar en su parte inferior con la superficie del acantilado.

Cuando hay marea alta y el mar está fuerte, un gran volumen de agua empujado por las olas entra con gran fuerza por la parte inferior del bufón, y sube por el estrecho canal provocando un silbido o bufido característico que es el que da nombre a la formación. Con marea baja nos limitaremos a oír a la roca gimiendo.

 

 
La ruta la hicimos desde Garaña y desde donde accedimos a parte de la ruta de pequeño recorrido PR AS 57, los bufones de pría. Para acceder a Garaña llegaremos desde la autovía de Llanes hacia Oviedo, tomamos la salida 319 hacia Nueva. Luego seguimos las indicaciones hacia Belmonte/Ribadesella. Nada más pasar Belmonte de Pría tomamos una carretera hacia la derecha, que indica Llames y Playa de Guadamía.
 
La ruta que realizamos es circular y parte del Palacio de Guadamía. Es necesario rodearlo hasta llegar su espalda. Aquí encontraremos una zona recreativa. Desde este punto tomamos un sendero que va hacia el norte, hacia la costa. Cuando llevemos poco menos de un kilómetro andando nos encontraremos una bifucación, saldrá un caminito a la izquierda y la pista seguirá hacia la derecha, tomamos el caminito de la izquierda.
 

 

 

 

La senda se va acercando poco a poco a los acantilados, mucho más lentamente que nos gustaría, hasta llegar a ellos. Aquí tendremos unas vistas magnificas de la costa y los acantilados, si avanzamos un poco nos encontraremos pequeñas y preciosas simas que dan al mar. Al pasar las simas podremos seguir un camino próximo a los acantilados o cortar dirección a los bufones (lo que yo hice).

 

 
 
Llegaremos a los bufones, y si somos afortunados disfrutaremos de espectáculo de los surtidores de agua, si no lo somos tendremos unas magníficas vistas de los acantilados.
 
 
 
Para volver tomamos la pista que va hacia el sur y después la carretera que nos llevará hasta Garaña. Hay que destacar dos puntos de interés, la playa de Guadamía, una escueta y preciosa playa que encontraremos nada más iniciar la carretera y la Sidrería Restaurante La Pumarada donde encontraremos un cachopo espectacular.
 
 
Es una ruta superagradable para un rato perdido. En cuanto a los bufones son de las cosas que hay que ver aunque sea yendo en coche.
 
 
Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *