Río Borosa en la Sierra de Cazorla


Cascadas borosaQuizá la ruta mas famosa del Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y las Villas es la senda que acompaña al río Borosa hasta su nacimiento.

Es una ruta lineal muy larga (10 km), a realizar tanto de ida como de vuelta, muy accesible y practicable, por lo menos hasta donde llegué, la Cerrada del Elías.

El camino discurre por una gran pista los primeros 4 kilómetros para después adentrarse en una senda. Es innegable que todo el camino es muy bonito, continuamente salpicado de cascadas, pero cuando llega a la senda gana muchísimo y la cerrada del Elías es algo completamente espectacular. Los peros son que la pista le quita una gran parte de la gracia, podían haber hecho como en la GR-11 en que se tiene una senda paralela a la pista, además parece una romería, probablemente te encontrarás a un tercio de los visitantes que hay en Cazorla en ese momento.

 

 

Si bien el camino es mas largo yo me quedé en la cerrada del Elías, fueron unos 10 km (5 + 5 km) prácticamente llanos y nos llevó cerca de 6 horas. Dejo aquí la traza del GPS, aunque el camino no tiene perdida.

El acceso a la ruta está en la piscifactoría de truchas frente a la torre del vinagre, a unos 10 km de Arroyo Frío. El coche se puede dejar en un inmenso aparcamiento que hay y que nos dará idea de lo concurrido que estará el camino. Vamos siguiendo el cauce río arriba y pronto llegaremos al inicio de la pista.

Seguiremos la pista unos 4,8 km al lado del río, cruzando algún que otro puente, disfrutando de unas bonitas vistas y curiosidades geológicas como unos grandes estratos tallados en la falda de la montaña.

 

Aparcamiento Borosa 

 

 

Al rato, cuando creamos que ya no llegará, se abrirá una senda a la derecha que nos llevará a la Cerrada del Elías. Nos encontraremos un trecho precioso que nos recordará a los Cahorros en Granada o al Chorro en Málaga. Un paso estrecho, al que se accede a través de un escueto puente y con un revuelto río de fondo. Es una escena que compensa todo el esfuerzo que realizaremos en la ruta. Llegados a este punto es el momento de plantearse si seguir o no. Nosotros nos volvimos, dejándonos para la próxima el salto de los órganos y la laguna de Valdeazores.

 

 

 

A la vuelta nos encontraremos también un magnifico bar donde reposar nuestros doloridos pies con una cerveza.

Una gran ruta a la que le sobran unos kilómetros de pista y un par de cientos de personas.

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *