Revitalizando el PC viejo


viejitoLlegó el momento en el que mi PC de sobremesa ya no pudo más. Arrancarlo con su magnífico XP ya era un suplicio y abrir un par de ventanas en paralelo impensable. Sin embargo, y a pesar de tener 7 añitos, tiene un buen procesador (2 procesadores de 2,3GHz), todos sus piticlines y un disco un poco escaso. Considerandolo todo realmente es un buen equipo y merece darle una segunda oportunidad.

¿Cómo remotorizarlo?, pués supongo que habrá múltiples maneras, aunque en mi entorno lo que nos está funcionando es: Linux + disco SSD + Memoria.

Revivir un PC con un linux es un cásico y funciona. El resto sirve para darle un plus y el resultado es espectacular.

 

¡MAS MEMORIA¡

RAMAl ver que el PC tenía sólo 2 Gb de memoria y tenía dos zócalos libres lo primero que hice fue aumentársela a 6 Gb (2 Gb x 2 memoria) ocupando los huecos que tenía.

Craso error. Un XP de 32 bits sólo puede direccionar 4 Gb de memoria, y si contamos con que la tarjeta gráfica ya me ocupa 1Gb, sólo puedo usar 3 Gb. La mitad de lo que tengo para nada. Aun así el PC iba ligeramente mejor ya que eliminé parte de los accesos a disco en el arranque.

Me costó unos 44 euros en Amazón.

 

Disco SSD

SSDLo siguiente que hice fue incorporar un disco SSD al PC. Aumentaba su capacidad y su velocidad de lectura/escritura es mucho más rápida. Como el PC es viejo tampoco me fui a modelos espectaculares. Me pareció que la mejor relación Capacidad/precio estaba en los 120 Gb y de ahí me fui a la oferta de Amazón.

Si lo colocamos como disco auxiliar realmente no mejora nada, los arranques siguen siendo extremadamente penosos. Así que deberíamos pasarlo a que fuera el disco de arranque y trasladar el sistema operativo a este disco. He visto post en los que indican como clonar el disco viejo en el nuevo, pero yo tenía otros planes.

Me costó:

                Disco SSD 128 Gb: 52,50 euros.

                Cable SATA: 1,5 euros.

                Adaptador de caja de 2,5’’ a 3,5’’: 3,8 euros.

 

Instalar Linux. En concreto Ubuntu 14.04

ubuntu_logoComo era de esperar la solución real viene por instalar Ubuntu en el PC. Sólo con esto ya hubiera conseguido prolongar la vida del PC varios años. Pero si le incluimos la memoria y el disco SSD ya queda un resultado espectacular.

El problema de la memoria queda resuelto ya que la Ubuntu de 64 bits sí que ve los 6 Gb. Además podemos instalar Linux en el disco SSD y dejar Windows en el otro disco (o borrarlo).

Como todo no podía ser tan fácil vamos a complicarlo un poco. El Windows lo sigo queriendo para la facción menos tecnológica y que se asusta con el cambio de la casas. Solución: montar un arranque dual. Hay que tener cuidado ya que a Windows le gusta (en XP todavía es así, después no lo sé) tener el sector de arranque en el disco en el que está. Así que la configuración final será Windows y sector de arranque en el disco original y Ubuntu en el SSD, es importante tenerlo en cuenta a la hora de instalar Ubuntu. En mi caso queda el sector de arranque en sda, Windows en sda1 y Ubuntu en sdb1.

Esto ya no sé si me lo estoy inventando, pero al conectar los discos a la placa hay que hacerlo por orden. Primero el de arranque (Windows) y el SSD después. De otro modo no me arranca.

Al instalar Ubuntu sobre el disco SSD hay que tener alguna precaución para minimizar la escritura y aprovechar sus características, así he eliminado la swap, montado los temporales en RAM, reducido los chequeos de integridad del disco y usar TRIM para a una unidad de estado sólido (SSD) qué bloques de datos ya no están en uso.

Me costó 0 euros.

 

Lo dicho el resultado espectacular. 

 

 

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *