Poderes. Ursula K. Le Guin


Poderes es la tercera entrega de los Anales de la Costa Occidental de Ursula K. Le Guin. Ya he comentado las anteriores (Dones y Voces) en el Blog. Aún siendo de la misma saga las novelas son prácticamente independientes, sólo comparten el mismo universo y la aparición de los protagonistas de la primera novela como personajes secundarios. 
En esta novela se cuenta la historia de Gavir y su hermana Sallo (Gavir posee el don de recordar el futuro). Son esclavos en la ciudad-estado de Etra, tras haber sido robados de su tierra (Los Pantanos) y de su familia. Los recibe una familia que trata a sus esclavos como miembros de ella, salvo “detallitos”. Así comparten la educación y parte de la infancia con los hijos de los nobles, aunque siguen siendo una propiedad (querida, pero sin capacidad de elegir su futuro). Gavir, por su inteligencia, es designado para ser el esclavo responsable de la educación de los niños (esclavos y amos) y se le forma para ello. Su hermana por el contrario será una mujer regalo destinada a unos de los hijos del Amo de la casa. 

Su vida es apacible y en muchos casos mejor de lo que se pueda esperar, de forma que tanto por condición como por educación los esclavos están convencidos de que ese es su sitio. Al llegar la adolescencia de Gavir Etra se ve sitiada y comienzan sus aventuras, ya que se tendrá que incorporar a una cuadrilla de esclavos de la ciudad (nada que ver con lo que está acostumbrado), después será esclavo del templo (donde lo introducirán en los conceptos de libertad y el amo no es tan bueno como crees) y a su vuelta a la casa los amos mas belicosos se han situado mejor lo que le ocasionará una tragedia personal que le impulsará a huir. En su huida se encontrará a otros esclavos, hará amigos, reencontrará a su familia y su don, será perseguido … 
La novela refleja a una sociedad esclavista que parece que ha tejido una red espectacular que impide a los esclavos escapar, ni siquiera desearlo, siendo ellos mismos participes de la represión que sufren. completa el circulo que inició con la primera novela en la que los Amos eran prisioneros de sus responsablidades y la segunda en la que hombres libres eran esclavizados y tenían que luchar por su libertad. Aquí nos encontramos al esclavo que no desea ser libre, se lo encuentra y poco a poco va cobrando conciencia que ello. Aún así la novela es completamente blanca, no esperemos encontrar elementos brutales, ni desagradables.
Probablemente es la mejor de las tres, aunque su ritmo es mas irregular que las otras.
Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *