Optimización. Puerta de Atocha, estación de trenes y reserva natural.


Siempre le he tenido un cariño especial a las estaciones de tren. Son muchas horas en ellas y muchas aventuras en el tren (que tiempos aquellos en los que no se sabía a que hora llegaría el tren a la estación de origen … ni a la de destino). Entre las que mas aprecio está Atocha, en Madrid, también son muchas horas en el jardín central confiando en el que hubiera una plaza en el próximo AVE.

Desde el primer momento me gustó el jardín “tropical” que hay en la  estación. Allí se podía leer y alcanzar la paz interior después de la carrera en metro hasta llegar a la estación y la acumulación de energía negativa, por no decir otra cosa, de las colas interminables para el cambio/compra de billetes.

En este parque había un estanque lleno de lotos, del que asomaban de vez en cuando alguna cabezita de tortuga y algún pececito. Estaba claro que el pececito tenía los días contados, pero lo que no me podía imaginar es que el estanque se convirtiera en una reserva natural de tortugas. Adjunto unas imágenes de la semana pasada.

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *