Locuras de Hollywood. P. G. Wodehouse


Un día en el Parque de Maria Luisa me encontré con un puestecillo de libros, y sorpresa, tenía un libro de . Como últimamente estoy recuperando los libros de mi juventud y este autor lo recordaba francamente divertido lo compré y apile en el montón de los pendientes.

El libro en cuestión es "Locuras de Hollywood" escrito en 1951, creo, donde el autor se traslada de las mansiones inglesas a las americanas con toda su amalgama de personajes.

Nos encontramos en una mansión de Hollywood, propiedad de Adela Cork, rica ex-actriz del cine mudo que obtuvo su fortuna de su difunto marido. Allí se van dando cita Smedley Cork, vago empedernido al que Adela debe mantener por voluntad de su difunto, aunque una interpreta que con alojamiento y comida es suficiente y el otro espera que alguna juergecita diaria debería de permitírsele. Bill, inteligente y enreda, que trabaja para su hermana desde que la despidieron de guionista en los estudios de cine. Phipps, mayordomo inglés, que no falte, serio, correcto y con la extraña habilidad de reventar cajas fuertes. Lord Topham, rico inglés, que al darle alojamiento se ostenta como muestra de distinción, y al que se intenta casar con alguien de la familia. Kay, sobrina de Adela, mujer independiente y moderna, a la que intentan casar con Topham. Y por último Joe Davenport, enamorado de Kay, exguionista y exadinerado.

Así nos encontramos en una mansión a un montón de personajes venidos a menos, buscando salir de la jaula de oro en la que están. Como primer recurso, considerado perfectamente lítico, intentan el sablazo. Al no ser posible, o no resultar como quieren, recurren a otro inteligente plan: buscar y vender las memorias de "Carmen Flores", antigua propietaria de la mansión y que por lo visto había llevado una vida llena de escándalos.
 
A partir de aquí mezclando su habilidades y teniendo en cuenta que los personajes de Wodehouse son simples, optimistas y con muy poco freno moral cualquier cosa es posible. A medida que la leía no pude dejar de compararla con la película "!Que ruina de función¡", no tanto por el argumento si no por la comedia de situación que plantea.
 
Es una magnifica lectura ligerita y divertida. Completamente recomendable.
 
Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *