La Caza del Meteoro. Julio Verne


Esta vez me he vuelto hacia los clásicos y rebuscando en mi biblioteca encontré una novela de Julio Verne sin leer. 
La novela en cuestión es “La caza del meteoro”, escrita a final del siglo XIX y replanteada y publicada por su hijo unos años mas tarde (principios del XX). Narra las aventuras del descubrimiento de un meteoro, todo de oro, y de su búsqueda cuando se determina que va a estrellarse sobre la tierra. En realidad hay mucho mas, como siempre con Verne, cuenta la enemistad entre dos astrónomos aficionados que descubren simultáneamente el bólido, del genio que es capaz de precipitarlo a la tierra, de parejas que se rompen por culpa de dicho bólido, de un banquero especulando y de los dirigentes de las naciones despistados e intentando controlar “el oro”, el resto no parece interesarles mucho.
La edición que he elegido para leer ha sido nefasta. De tapa dura, guay. Con traducción de primeros de siglo, aggg, mal traducido, con leismo y expresiones absurdas. Con ilustraciones de la edición original, aggg, todo negro y no se distingue nada.
Como novela no creo que sea de las mejores de Verne, mas del estilo del Rayo Verde que de 20.000 leguas de viaje submarino. Aún así es entretenida, sorprendente, amable y un gusto de leer. Probablemente si se hubiese escrito ahora tendría espías, complot de gobiernos, desplome de mercados y probablemente asesinatos y acción trepidante, pero no creo que mejorase el argumento. Es como ver Atrapa a un ladrón o Descalzos por el parque frente a Trasporter o La jungla de cristal

Pero desde luego, lo mejor, es la foto que realiza de primeros de siglo y su comparación con el momento actual. Podemos encontrar ese contraste desde la forma de vestir hasta la forma en que las grandes potencias reaccionan a un posible desplome del mercado. Yo particularmente me quedo con dos de ellas:

  • La contribución a la ciencia que pueden realizar aficionados. Es una constante en las novelas de Verne el que personas asentadas, principalmente americanos, dediquen su tiempo a la investigación científica y al publicar sus descubrimientos creen un trastorno en la sociedad. Ahora que hablamos tanto de lo “abierto” y el “devolver a la sociedad” no dejo de preguntarme si es el mismo perro con distinto collar.
  • El banquero que tiene información privilegiada del estado del meteorito y especula con la compra – venta – compra de opciones de minas de oro para hacerse inmensamente rico. Me produce una cierta desazón que en una novela tan amable haya un tiburón, simpático, que con información y humo consiga tanto.
Recomendable y un magnifico ejercicio el de volver de vez en cuando a los orígenes (mis disculpas a los que consideren los orígenes al Quijote o al Lazarillo de Tormes y no a la ficción del XIX).

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *