Huerto urbano. Pociones y bichos


Maceta hecha de paletsDespués de conseguir expulsar a los mirlos del micro huerto urbano, las plantas empezaron a tener espacio para crecer. !Pero no sólo las plantas¡, al poco de superar la amenaza empezamos a advertir pequeños agujeros en las hojas de las fresas y los canónigos, también empezaron a aparecer tallos rotos en los tomates y plantones de pepino e incluso las pocas fresas que iban saliendo empezaban a doblarse por un lado pareciendo la nariz de una bruja. Y por supuesto aparecieron viejos compañeros de viaje: pulgones en todo lo que tuviera flores.

Los culpables pronto salieron a la luz, tenía plaga de babosas (chiquitííítas, pero no monas) en las fresas y orugones en los tomates. Volvemos a encontrarnos con las restricciones que impone la ecología. Tenemos que echar a los visitantes pero sin usar insecticidas que pongan las fresas y tomates a la altura de los de loscomercios del lugar. Así que armado de libro y google me puse a buscar remedios caseros.

 

Babosas

Babosas en las fresasEncontré varios remedios que probé con distintos resultados:

Cerveza. Parece que se puede poner una trampa para las babosas con un vaso enterrado en el huerto y lleno de cervezas. Las babosas se ven atraídas por la cerveza y, cuando llegan al vaso, resbalan por sus paredes y caen dentro sin poder salir. El resultado después de varias noches fue el de 3 babosas difuntas.

Cascaras de huevo. Quizá es la opción más homicida. La idea es hacer barreras de protección con cascaras desmenuzadas de huevo. Las babosas morirán al pegárseles con su baba. El resultado después de una semana fue de 0 babosas difuntas.

Caza. Las babosas salen con la humedad y la noche. Así que otro mecanismo de evitar a estos bichos es salir por la noche con una linterna y dedicarse a cazarlos uno a uno. A pesar de sentirte el ridículo cazador blanco del barrio lo cierto es que fue el método más eficaz. Erradicando prácticamente a las babosas en unos días. El resultado 20 babosas realojadas al parterre de la casa de enfrente.

Orugas

Tomates y oruga

En este momento fue cuando eché de menos al mirlo, seguro que hubiese sido un gran remedio contra el ataque de las orugas. Remedios que probé:

Cerveza. Apareció muerta una oruga en el vaso de cerveza. No sé si será un remedio indicado para esto, pero el resultado es 1 oruga difunta.

Caza. Parece que las orugas también tienen horarios nocturnos así que el siguiente método fue el de la caza nocturna. En este caso es mucho más difícil ya que apenas se distingue a las orugas de la planta. Hay que ir buscándolas por los indicios que dejan y confiar en encontrarlas. La suerte que tuve es que había pocas y después de localizar a 3 o 4 desaparecieron. Las orugas terminaron también en el parterre de enfrente.

 

Pulgones

PulgonesViejos amigos que aparecen todas las primaveras y con los que sólo me han servido remedios radicales. Cosas que he probado:

Mariquitas: De manual, en todas partes lo recomiendan. El problema es encontrar una mariquita cuando se la necesita.

Purín de ortigas (o peste líquida): En algún sitio leí que las ortigas fermentadas se podían usar como insecticida y abono para las plantas, así que hice el experimento. Me fui al parterre de la casa de enfrente, recolecté 2 Kg de ortigas frescas las puse en unos 20 l de agua y las deje fermentar. Teóricamente debía tardar 2 semanas, pero con los calores de Sevilla sólo le llevo una. El mejunje hay que removerlo 3 veces al día hasta que la fermentación haya parado, cuando deja de echar pompitas, y después colarlo y almacenarlo. Después se usa diluido en 9 partes de agua. Aviso: Todo irá acompañado de una inmensa peste El resultado bueno, sin ser definitivo.

Infusiones de ajo: Se hace una infusión de 50 g de ajo por litro de agua. Se diluye la infusión en 4 partes de agua. Se aplica sobre la planta durante varios días consecutivos. En mi experiencia es mejor aplicarlo durante las horas de sol. El resultado… todavía lo estoy probando, parece que va a ser bueno si ser definitivo.

Ataque químico: Como acostumbran a estar en las margaritas, crisantemos y pensamientos al final se me escapa un poquito de insecticida. Poco ecológico, pero efectivo.

 

Hongos

A las guindillas a final de verano le van saliendo hongos blancos en las hojas. De hecho cuando lo busqué recomendaban no regarles las hojas. Cosas que he probado:

Infusiones de ajo + sol: La misma infusión del apartado anterior contra los pulgones y mucho sol. El resultado sí que fue definitivo.

 

Como conclusión diré que a la vejez estoy pudiendo hacer con impunidad las asquerosidades que mis padres me prohibían hacer de pequeño y que no les dejo hacer a mis hijos. Me refiero fundamentalmente a fermentar plantas y apestar la casa entera con cierta justificación 🙂

 

 

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *