Grazalema y Llanos del Endrinal


Aprovechando las fiestas hemos dado un salto a la Sierra de Grazalema. Siempre se me olvida lo bonita que es. 
 
Como siempre escojo marchas pequeñas que nos permita a la familia dar un paseo agradable y festejar nuestro campeonismo en el bar del pueblo. Esta vez hemos hecho la ascensión desde Grazalema a los Llanos del Endrinal, una marcha muy bonita, corta y que de tener mas fuerzas se puede continuar hacia la Cruz del Picacho, una circular pasando por el Boyar y otra circular mas pequeñita desde los mismos llanos.
 


El camino sale desde el Camping de Grazalema y subimos por la cañada de Mahón dejando a la derecha el peñón grande. Al poco rato de comenzar la subida nos encontraremos una era de trillo que nos proporcionará la excusa perfecta para una parada. El camino toma altura continuamente hasta llegar a un mirador desde el que se pueden ver los llanos y los picos cercanos (Reloj, Simancón, …). En este momento y con la sensación de "haber coronado" podemos escoger volver, tomar una ruta alternativa  de vuelta a Grazalema o rematar la machada y subir al Boyar para bajar nuevamente a Grazalema. Se me pasó la desviación para ir a la cruz del picacho, aunque cuentan las leyendas que existe.

 
 
 
 
 

El camino es fácil y está muy pisado pero muy mal señalizado (menos mal que no tiene perdida). La única dificultas estriba en una subida continuada durante todo el camino, lo que requiere un mínimo de voluntad para conseguirlo. 
 

 
 

 

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *