Experimentos con niños. Lupa y fuego 3


Llega el verano y con él los abrimientos de los niños. Una de las opciones para entretenerlos un poco es dedicarse a hacer experimentos, son entretenidos y educativos a la vez. 
 
Quizá uno de los mas sencillos sea el de concentrar la luz del sol con una lupa sobre un objeto para que se caliente o incluso arda. No sé si me tacharán de incendiario o de enseñar cosas peligrosas, pero es de mis primeros recuerdos de pequeño, así de debe ser impactante y no creo que esté de mas que los niños lo conozcan en una época que hasta es difícil ver el fuego.
 
Materiales:
  • Lupa
  • Hojas secas (el papel cuesta más que empiece a quemarse
La forma de hacerlo:
  • Ir a un punto donde de el sol directo.
  • Dejar las hojas en el suelo o en una superficie que no se dañe fácilmente.
  • Colocar la lupa entre el sol y la hoja buscando que el sol de focalice en un único punto.
  • Rápidamente empezará a salir humo de la hoja y a quemarse donde esté enfocado el haz de luz. Si no hay muchas hojas o papel no tendría que salir llama, sólo humo.
  • Para los cafres, también se puede concentrar el haz de luz sobre la mano. El infortunado será plenamente consciente de que el rayo de sol quema, se puede hacer con tranquilidad, ya que sientes el calor antes de hacerte la quemadura.
 
 

Pasado el momento "Destrucción", llegamos al momento educativo. Podremos hablar de que estamos haciendo un experimento de física, óptica para ser mas concretos, del sol como fuente de energía, de que la forma de la lupa hace que la luz de sol se concentre en un punto proporcionando mucho calor, de la energía solar, de porqué dejar botellas rotas en el campo genera incendios, … 

 

 
Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 ideas sobre “Experimentos con niños. Lupa y fuego

    • Guillermo Conde Autor

      María, siento que no te funcionase pero está descrito tal y como lo hicimos.

      Es cierto que no es muy impresionante pq no sale una gran llamarada, sólo se ennegrecen las hojas y sale humito pero basta para ilustrar la experiencia. Con suficiente hojarasca y paciencia se podría encender un fuego pero no lo he probado y tampoco quería hacerlo con los niños.

      Si me comentas que pasó lo mismo se me ocurre como resolverlo. Normalmente hay que tener cuidado con la posición de la lupa, debe estar en un plano perpendicular al sol. La distancia de la lupa a lo que vayas a quemar también es importante ya que la luz se tiene que concentrar en el punto más pequeño posible. Irá mejor con una lupa con una lente clara, poco rayada y grande. La hora también importa, al amanecer y al anochecer probablemente no funcione ya que la radiación solar llega muy filtrada.

      En cualquier caso gracias por dejar el comentario y siento que no te sirviese el post.