Experimentos con niños. Arcoiris


Otro experimento para niños, al que si se le da un poco de teatro, tiene un resultado bastante espectacular, aunque sea muy fácil, es hacer un arco iris.

Si quieres la suerte que tener un prisma es trivial basta ponerlo al sol y ya tienes el  arcoiris. La alternativa es construir un prisma casero, se hace sumergiendo un espejo en un cuenco con agua y teniendo cuidado de que el espejo este inclinado, esto último lo conseguimos con un peso o u otro objeto que fije la posición del espejo.

Materiales

  • Prisma (si eres el afortunado poseedor de uno).
  • Cuenco con agua.
  • Espejo.
  • Peso o soporte.
 
Una vez tenemos los materiales, colocamos el espejo en el cuenco y usamos el peso para mantenerlo inclinado. Dejamos que la luz incida sobre el espejo y tendremos que ponernos a buscar el arco iris.  Dejo fotos de cómo lo he hecho yo y el resultado. Con un prisma es mas bonito, pero hay que tenerlo. 
 
 
 

La explicación de este fenómeno es que la luz blanca está compuesta de por diferentes colores. Cuando un haz de luz blanca atraviesa las paredes del prisma cada longitudinal onda (color) se refracta (cuando la luz atraviesa el cristal y cambia ligeramente de dirección) con un ángulo ligeramente diferente de ahí que se separen los colores. Se usa el prisma ya que el efecto se acumula al refractarse dos veces el haz de luz. Como en un experimento anterior esto va de fenómenos físicos y más concretamente ópticos.

 

También se puede conseguir ver un arcoiris en la superficie de un CD o cuando regamos con una manguera, que se consigue un efecto similar al de la lluvia.

 

Compartir
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *