El hombre que vendió la luna, Robert A. Heinlein


Hace poco dije que descansaría de Heinlein unos meses, pero no pude resistirme a releer esta novelita corta cuando calló en mis manos. Estamos frente a otra de las novelas “juveniles” de Heilnein escrita en los 50, antes de la llegada del hombre a la luna. Es fácil de leer, rápida, agradable y sin muchos conflictos ideológicos.
En este caso nos encontramos con uno de los típicos superhombres de Heinlein, D.D.Harriman. Hombre de negocios hecho a si mismo y que cada idea que tiene le lleva prácticamente a la ruina, pero finalmente le hace rico. Es un personaje que no repara en usar las leyes y normas en su favor, forzándolas al máximo, pero sin transgredirlas y guiado por un fin altruista escondido bajo un fondo de negocios e intereses cruzados.
La novela narra las aventuras de como D.D. decide que su siguiente empresa sea la conquista de la luna y establecer las bases de una explotación viable del espacio. Para ello establecerá un entramado de corporaciones ficticias, venta de humo y timos que le permitan realizar y financiar la operación al margen de los gobiernos. 
Destacabable es el entramado legal que crea, el que se tome como premisa que como entre el gobierno en la explotación del espacio sólo conseguirá fastidiarlo, el uso falto de escrúpulos de la sociedad en aras de un bien mayor (financia la operación, entre otras cosas, vendiendo certificados a estudiantes), la defensa de la venta del intangible como objetivo supremo y, por supuesto, el planteamiento de la carrera espacial a la luna al menos una década antes de que se produjera. Sólo aparece una mujer, bastante petarda por cierto, con lo que no nos enfrentaremos apenas a comentarios sexistas. Lo que si nos encontraremos es una defensa a ultranza del gobierno como ineptos, bastante acorde con los tiempos que corren.
La novela es para leerla del tirón, apenas tiene desperdicio
Compartir
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *