El elefante en la Cacharrería. Robert Barbault


El elefante en la cacharreria de robert barbaultComo andaba un poco aburrido de tanta novela, no encontraba nada que me gustase y quería aprender algo nuevo me puse a buscar un libro de divulgación. Me llamo la atención un libro de biología que se llamaba " Como un elefante en una cacharrería" de . Me pareció que como mínimo el autor tendría algo de humor al describir el destrozo que el ser humano está haciendo en el medio ambiente y eso siempre invita a darle una oportunidad a un texto.

Lo que me encontré me sorprendió mucho y estoy realmente contento de haberla leído. Creo que he aprendido, o asentado, bastantes ideas relacionadas con la evolución y la interacción entre especies. Inicialmente lo que más me sorprendió es que muchos de los conceptos que avanzaba parecían directamente trasladables a otros campos como pueden ser los negocios, actitudes sociales o ejercicios que he visto en cursos de teoría de juegos. A medida que ha ido pasando el tiempo, he visto que me ha dejado una nueva perspectiva del entorno natural que nos rodea y la forma de relacionarnos con el.

No soy un gran entendido en biología, evolución, biodiversidad, etc. Lo poco que sé se remonta a lo que consiguieron meterme en la cabeza en BUP y los documentales de la dos. Así que supongo que el tono del libro es bastante básico y didáctico, asumible con un poco de empeño y alguna consultilla a la Wikipedia.

Se parte de la aparición de la vida, desde el punto de vista de moléculas que se replicaban y los genes. Desde ahí va desgranando las distintas estrategias de evolución desde el punto de vista del gen egoísta, es decir, que todo es un inmenso montaje de los genes para perpetuarse. Aunque me deje cosas por el camino, me pareció entender que la cosa iba así:

Los primeros seres vivos, las bacterias, creo, se reproducían replicándose. Poco a poco empezó una guerra por los recursos y el espacio. Los cambios en las bacterias venían a partir de los fallos en su replicación. Al tiempo empezaron a aparecer algunas bacterias que estaban mejor adaptadas que otras e iban ganando la partida.

Después apareció una nueva forma de reproducirse, la sexual, así se mezcla la información genética de dos organismos para crear uno nuevo. Esto favorece generar nuevas características más rápidamente aunque hace mucho más difícil la reproducción de la especie. A priori parece una mala estrategia para dominar el mundo, ya que el número de organismos que se puede conseguir en una reproducción sexual es mucho menor que en una asexual y en una carrera por los recursos no parece tener sentido. Aquí aparece el concepto de biodiversidad y su importancia. La reproducción sexual permite que haya muchos organismos diferentes, biodiversidad, y frente a condiciones cambiantes del entorno (léase meteoritos, volcanes, cambios de composición de la atmosfera, …) proporciona más probabilidades de sobrevivir a la especie.

La biodiversidad surge como un tesoro y una gran ventaja ya que da más oportunidades a la vida para sobrevivir frente a fenómenos que supongan la extinción

Seguimos viendo nuevas estrategias que adopta la vida. Los organismos se asocian haciéndose más complejos accediendo a otros espacios y recursos. Los miembros de las especies adoptan estrategias cooperativas llegando al extremo de adoptar actitudes suicidas, o no reproductivas, de sus miembros que favorecen la supervivencia de la especie. Las especies también van asumiendo actitudes cooperativas entre ellas que favorecen sus desarrollos, apareciendo estrategias como las de parasitos, simbiosis, …

[…] es posible que haya asistido […] a un extraño fenómeno: docenas y docenas de grillos o saltamontes que se precipitan al agua […] a estos insectos no les gusta el liquido elemento […] Por supuesto. Un gusano parasito refugiado en el cuerpo del grillo es quien le empuja hacia esa agua, que él mismo necesita para reproducirse y proseguir su ciclo biológico.

Mas tarde pasa a ver como se van complementando las especies y como se van condicionando el desarrollo unas a otras adaptandose entre si y generando ecosistemas complejos. Uno de los ejemplos representativos es la transformación de lobos en perros debido a la asociación con los humanos, o la evolución de las plantas de cultivo. Llegando al punto de que la dependencia es tanta que aquello que afecta a una especie impacta directamente en el resto de ellas.

Aquí llega el momento de hablar del hombre. Primero aparece como un gran generador de biodiversidad, después, y debido a que va ocupando todo el espacio geográfico empieza a ser un destructor de biodiversidad en determinados nichos (plantas de cultivo, ornamentales, animales medianos y grandes, …). Esto supone un gran problema ya que al extender las mismas especies por todo el mundo y ser todas muy similares (o iguales) las epidemias pueden tener escala global. También el uso indiscriminado antibióticos, insecticidas, … favorece la evolución de especies resistentes al armamento que tenemos para combatirlas. Con todo esto unido nos podemos encontrar que un bicho es capaz de acabar con la producción mundial de trigo/maíz/tomates/…

Al inicio del tercer milenio, el ser humano aparece como actor esencial de la biosfera: es una especie invasora que saquea sus propios recursos, pone en peligro de extinción a muchas otras especies y afecta a los climas del planeta.

Como cosa curiosa, al hablar de desastres ecológicos introduce una variante poco comentada y es que todos los males no se deben al cambio climático sino también a cómo nos comportamos con el resto de especies y como usamos los recursos naturales.

Pero no todo es malo ya que se propone que hemos llegado a un salto de la evolución. Desde una evolución basada puramente en la genética a una basada en la cultura. Así aparecemos como la primera especia que es capaz de guiar nuestra la evolución y de las especies con las que coexistimos. Con la debida conciencia y compromiso podríamos evitar una gran parte de los desastres que estarían por venir.

En la actualidad, el ser humano se halla enfrentado, efectivamente, a sus responsabilidades planetarias. Un desafío, que desde una situación de riesgo hacer nacer una esperanza. Una esperanza de renovación en torno a una gran causa comun: salvar el patrimonio viviente del planeta.

La verdad es que le da una pequeña vuelta a la forma de ver el mundo.

 

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *