El caminito del rey 4


Caminito del rey

El caminito del Rey es una de las rutas que conozco desde mi niñez. Era un camino espectacular que se veía desde el tren regional a Málaga y que todo el mundo había hecho en su juventud a pesar de lo peligroso que era. También era el eterno camino a realizar en cuanto pudiera hacerle un hueco. Por fin taitantos años después lo hice.

Lo cierto es que es de los caminos de vertigo mas destacados de España. Es un paso construido en las paredes del desfiladero de los Gaitanes, junto a la aldea de El Chorro. En su mayor parte es una pasarela peatonal clavada a la roca en el interior de un cañón, con tramos de una anchura de apenas 1 metro, colgando hasta 100 metros de altura sobre el río, en unas paredes casi verticales. Realmente espectacular.

Este camino se construyó para que los operarios de la Sociedad Hidroeléctrica del Chorro realizasen el mantenimiento, y trasladasen materiales, entre el Salto del Gaitanejo y del Salto del Chorro. Las obras se realizaron entre 1901 y 1905. En 1921 el rey Alfonso  XIII inauguró la obra y recorrió el camino, de ahí viene el nombre del "Caminito del Rey".

El camino se deterioró mucho en los últimos años y ya no era practicable salvo para escaladores, siendo sumamente peligroso. Desde la diputación se ha invertido en la recuperación del camino y se puede volver a visitar, previa concesión de un permiso. Parece que la gestión del entorno se concesionará a mediados de 2016 pasando a ser de pago el trayecto.

 

 

Actualmente para visitar el Caminito es necesario pedir un permiso en una web. El aforo diario es de 1000 personas que acceden en grupos de 50. Hasta el momento se abren periodos de inscripción cada bimestre, en el momento en el que se abre se agotan prácticamente todas las visitas de los fines de semana. Parece que los municipios próximos y negocios tienen un cupo de permisos y eventualmente pueden facilitar alguno si se contacta con ellos.

En este momento el camino se puede realizar desde Ardales al Chorro (sólo se permite el acceso desde el norte). La ruta es lineal, pero se dispone de líneas de autobús que realizan el recorrido desde el Chorro a Ardales y vuelta, así el volver a los coches lo tendremos resuelto. Los autobuses empiezan a circular a las 9:00, creo, y salen cada media hora, con un poco de suerte. Encontraremos aparcamientos y ventas tanto en Ardales como en el Chorro 🙂 . Toda la logística del viaje está mas que resuelta. 

El recorrido es lineal, por mi GPS fueron unos 6,8 km. Hay varios kilómetros desde los accesos a los puntos de control. En un punto de control nos proporcionarán un casco, que deberemos llevar todo el camino, y la información de seguridad a tener en cuenta y en el otro lo recogerán. Entre los puntos de acceso hay tres zonas, dos de pasarelas y otra intermedia, el valle del Hoyo, a lo largo de una pista forestal. Nos llevó poco mas de tres horas el realizar el recorrido, es una ligera bajada, se podría hacer en mucho menos pero es imposible dejar de hacer fotos.

Se inicia el camino saliendo desde el aparcamiento de los restaurantes del Embalse del Conde de Guadalhorce. Aquí se cruza un túnel que desemboca directamente en una pista sobre el Sendero del Gaitanejo. Llegaremos al control disfrutando de la vista de montes plagados de cuevas y extrañamente erosionados.
 

 

 

 

Una vez superado el control de acceso, a la altura de la Presa del Gaitanejo, comienza lo interesante. Empezamos el Desfiladero del Gaitanejo, el primer tramo aéreo del Caminito. Es un cañón encajonado cuyas paredes llegan a 300 m de altura y hasta un mínimo de 3 m de ancho. Se recorre pasarelas de acero y madera, de nueva construcción, clavadas a la roca, pudiéndose ver debajo fragmentos del antiguo caminito de hierro y hormigón.

 

 

 

  

 

 

El desfiladero se ensanchará y llegaremos al valle de Hoyo. Aquí descubriremos las vías del tren que recorren el valle y que comentaba al principio. En este camino nos acompañará un canal, que a diferencia del que había en el Cares está vacío y roto a tramos. Bonito paseo pero que tiene escaso interés debido a lo que acabamos de pasar.

 

 

 

 

Después llegaremos al Desfiladero de los Gaitanes. El segundo tramo aéreo del camino. En este caso, ya sea por la altura o por lo amplio del desfiladero, las vistas impresionan y hasta asustan. Algo realmente espectacular. A la vista del camino antiguo no puedes dejar de pensar en los inconscientes que lo recorrían y las chapas de los escaladores clavadas en la pared dan envidia de los que son capaces de colgarse de esas paredes. En la pared contraria apreciaremos los túneles por los que circula el tren y recordaremos las increíbles vistas que se apreciaban desde él.

 

  

 

 

El colofón final será el Puente Colgante de los Gaitanes y el impresionante camino vertical que cruza la pared hasta las vías del tren. Al volver la vista atrás agradeceremos no haber visto por donde pasábamos, no tengo claro que me hubiese atrevido de otra manera. También es espectacular la vista del desfiladero de los Gaitanes desde fuera, una enorme mole de piedra con un corte en medio que surge del lecho del río. Por último retomaremos la pista hasta llegar al Chorro.

 

  

 

 

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 ideas sobre “El caminito del rey

  • josemaría

    Recuerdo que la última vez que hice este camino había que ir saltando de tablón en tablón en muchos tramos porque faltaban bastantes de los travesaños de madera del camino. Seguro que era mucho más emocionante, pero que ahora se puede disfrutar mucho más. A ver cuando puedo bajar a hacerlo.

    • Guillermo

      Así que tu eras uno de los insconcientes que se metía por ahí 😀 . Debía de asustar un peliiin.

      Ahora vas muy seguro y hay una persona cada kilometro para asegurarse que no te quites el casco 🙁 

      Una vez fui a otro parque y lo llamaban algo así como "Altamente intervenido", no pierdes la burbuja protectora de la civilización, pero por lo menos lo puedes ver.

      Por cierto, Felices fiestas Caballero.