Conservando las guindillas del huerto. Salsa de Peperoncino


2015-08-23 12.24.08Hace años cuando en casa tenían plantadas guindillas siempre me pareció algo absurdo. Eran pequeñas plantas que producen un montón de micropimientos superpicantes que sólo servían para hacer gambas al ajillo. Total, que sólo se usaban un par de Guindillas al año. 

Como parece que estamos destinados a repetir los errores de nuestros padres, aquí me hallo con dos plantas de guindillas y una pequeña producción de ellas. Y es que las Guindillas son una planta muy recortadita, colorida y agradecida que da alegría a nuestro microhuerto, de generosa producción aunque sigue poniéndonos en un compromiso al tener que usarlas.

El año pasado me dediqué a repartir paquetitos de guindillas a mi madre, suegra, prima, … al mejor estilo del orgulloso regalo-dibujo de mis hijos. Este año toca reinventarse y dedicarse a conservarlos de otra manera.

Hace años tenía un amigo de Milán que traía una salsa explosiva hecha con base de guindillas. Había que emplearla con mucho cuidado usando sólo la puntita de un cuchillo para preparar un plato de Espaghetti aglio olio y peperoncino. He encontrando una receta de esta salsa y me he puesto manos a la obra (copio la receta directamente y después comento el experimento).

Ingredientes para un tarro de unos 150 ml:

  • 200 gr de guindillas frescas
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharadita de sal fina
  • Aceite de oliva extravirgen

Preparación:

  • Lavar y secar las guindillas.2015-08-16 18.42.58
  • Cortarlas por la mitad y eliminar las semillas. Utilizar unos guantes de goma.
  • Poner en el vaso de la batidora las guindillas, los dientes de ajo pelados y la sal. Batir hasta obtener una crema. Poner esta crema en un colador y dejar reposar durante toda una noche. Perderá todo el líquido.
  • Al día siguiente poner las guindillas en un tarro bien limpio y rellenar con aceite de oliva.
  • La salsa está lista para usar, se conserva en el frigorífico.

 

Por supuesto mi producción de guindillas es menor, así que dividí la receta por 10 :).

Descubrí que es muy importante usar guantes ya que de otra manera los restos picantes duran en los dedos varios días. Es un drama a la hora de ponerse las lentillas.

Encontré en una receta que se hacía con guindillas secas e indicaba que había que dejar el mejunje unos 10 días al fondo de la nevera para que coja cuerpo.

El resultado está esperando en este momento al fondo de la nevera hasta que pueda engañar a la familia y ponerles un poco de picante en la comida.

 

Compartir
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *