Ascenso al Terril. Techo de la provincia de Sevilla.


Tengo un amigo que me está tentando con la subida a los picos mas altos de Andalucía. Hicimos el Mulhacen el año pasado y este año he fallado con la Maroma. Así que he decidido tomarle ventaja aprovechando un día libre en el trabajo y he atacado El Terril.
 
El Terril, con 1.128 metros, es la cima más alta de Sevilla. Está situada en la sierra del Tablón, o del Terril, muy cerca de la provincia de Cádiz.
 
 
El punto de partida de la ruta está entre Pruna y Algamitas (SE-9225), sobre el Km 8. El coche se puede dejar en un pequeño aparcamiento que hay poco antes del Km 8 viniendo desde Pruna. En este punto sale una pequeña senda, en una curva, que se intuye, ya que no está señalizada.
 
El camino es una ascensión continua hasta llegar al vértice geodésico que marca la cima del Terril. Al partir de la carretera vamos encerrados en una pequeña vaguada hasta llegar al puerto de la ventana, donde encontraremos un viejo pluviómetro. En este punto hemos de tomar las sendas que salen a la izquierda y despedirnos de los árboles, hasta casi el final del camino no volveremos a verlos.

 

 

Poco a poco iremos ascendiendo por la ladera de los distintos montes hasta llegar a la cumbre.

 

 

 

 

 

 

 
El camino apenas está señalizado. Pero tiene poca pérdida ya que las sendas están muy pisadas, imagino que por las ovejas que me encontré. Recomiendo encarecidamente descargarse la ruta antes y llevarla en el GPS, no tanto por las posibilidades de perderse como por la tranquilidad que aporta el saber que vas por el buen camino. En los tres kilometros de ascensión apenas vi 3 o 4 marcas que señalasen el sendero.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
Todo el rato estaremos al sol, con muy poca protección. Así que yo recomendaría realizar la ascensión en un periodo fresco (de octubre a abril) y armado de cremas y gorros.
 
El camino es monótono, su aliciente son las vistas espectaculares de la campiña sevillana, las vistas de la Sierra de Cádiz y, por supuesto, llegar a la cumbre. No es un camino recomendable con niños debido al aburrimiento y al probable "cuando llegamos".
 
La vuelta la realicé por un camino alternativo que mantenía la altura, pero al final baja mas rápido. Si somos de rodillas débiles, mejor volver por donde fuimos.

 

 

 

 

 

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *