Alcazaba de Málaga


Esta Semana Santa estuve en Málaga y siempre intento hacer algo nuevo: subir a Gibralfaro, comer a los montes, el muelle, … Además se nota que están cuidando la imagen de Málaga porque mejora año a año.

Esta vez recordé que siempre que visito la Alcazaba me llevo una gratísima sorpresa, así que convencí a la familia parar ir, y quedamos encantados.

Las razones de que sea un buen plan son básicamente que se accede desde el propio centro de Málaga, no hace falta ningún gran desplazamiento, es mas, han arreglado la plaza y de un descampado, que es lo que recuerdo, ha pasado a estar dentro de la zona peatonal del Centro de Málaga. La entrada es ridícula, no llegó a los 5 euros el que entrásemos los 5 miembros de la familia. El estado de conservación es muy bueno. Y es pequeñita, con lo que en 2 ó 3 horas la has visto, jugado, metido las manos en las fuentes, hecho un millar de fotos y estas listo para la cervecita en la puerta.

 

Por no quedarme en la reseña lúdico festiva indicar que es una construcción musulmana del siglo XI, construida sobre Roca que se eleva poco a poco en el monte. Es claramente una fortificación y consta de tres recintos concéntricos amurallados y alargados, y ocho puertas fortificadas; ideal para contarle a los niños como se defendía una fortaleza y jugar un poco. Como cualquier construcción de este tipo que se precie abunda el agua y los jardines, en este caso pequeños por lo recortadito del lugar.

 

 

Justo al lado encontraremos un anfiteatro romano. Está bien conservado, pero no luce frente a la Alcazaba.

 

NOTA: Como se me olvidó la cámara de fotos me he tomado la libertad de incluir fotos extraídas de la Wikipedia. Mas concretamente realizadas por Tyk y Rama.
Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *